voluntario_medium_1

Antes y después: Algunas historias animales

Sissa (Lagothix poepiggi), Roberto (Saimiri sciureus), Pedrita (Nasua narica), Misha (Leopardus pardalis), Harry (Nasua nasua), Kinky (Potos flavus), Alain (Saguinus fuscicollis), Adam (Lontra longicaudis).

Qué tienen en común todos estos bebés?
Todos ellos fueron separados de su casa y del seno de sus madres por cazadores. La ambición e ignorancia humanas han cambiado la vida de estos seres para siempre. Hoy, el equipo del Paseo de los Monos hace un recuento histórico de algunas de estas historias de animales amazónicos.

copy-1-of-alain-medium
Esperamos que estas historias sirvan para concientizar a las personas que alguna vez tuvieron, que tienen o que planean adquirir uno de estos animales para darles una vida que no es la suya. Ser mascotas de alguien más no es el rol de los animales silvestres.

liberacion-kinkajou-medium

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sissa: mono lanudo (chorongo) llega al Paseo de los Monos en el año 2006 a solo unos cuantos meses de nacida. Fue encontrada llena de parásitos, con su cuerpo quemado y viviendo entre sus propias heces.

sisa-despues-medium1
Hoy, ella se ha restablecido y forma parte del grupo de Sambo en un parque de selva
nativa de 1000 metros cuadrados con otros cinco monos.
Como ella, miles de monos chorongos son cazados. Mientras que los padres son matados por su carne, las crías terminan siendo vendidas en el mercado negro.

Roberto: pequeño mono ardilla de pocos meses de edad sufría de inanición y parasitismo a su llegada. Debido a los traumas, no ha podido integrarse a un grupo de monos ardilla del refugio, pero vive su vida tranquilo con dos hembras de capuchino negro. Su comportamiento inseguro y agresivo hace recuerdo del maltrato sufrido.

saimiri-antes-medium
Pedrita: especie rara de coati mundi, desde pocos días de nacida fue decomisada por las autoridades ambientales en la ciudad de Quito. No sabemos cómo sobrevivió desde tan pequeña sin su madre, pero hoy en día esta coatí crece fuerte después de varios meses de crianza asistida en el Paseo de los Monos. Hoy vive con otros dos coatis  en un parche de selva nativa.

dsc04326-medium
Misha: fue traída al paseo de los Monos por  nativos que mataron a la madre. Los margays, felinos en vías de extinción en los bosques de la Amazonia, son cazados principalmente por su piel. Misha tuvo suerte de no ser vendida como mascota, sino que fue traída inmediatamente al refugio donde fue criada. Hoy en día vive en un parque de selva en el Paseo de los Monos.

mischa1-medium1
Harry y Kinky: Este Coati (Harry) y  quincajú (Kinky)  llegaron al Paseo de los Monos a unos pocos meses de edad. Los dos tienen algo en común. La huella de su cautiverio. Fueron amarrados desde muy pequeños de la cintura tan fuerte que les dejaron marcas que llevaran de por vida. No nos imaginamos el sufrimiento de estos dos bebes, que después de ser arrebatados de sus madres en época de lactancia, fueron amarrados, humillados y maltratados. Hoy, Harry se ha convertido en un fuerte macho que pronto alcanzara la adultez viviendo en los predios de Paseo de los Monos mientras que Kinky aun sigue su camino de rehabilitación.

harry-medium-medium
coati-despues-medium
13078225_1039294859474445_79242797_o
12986645_1039291896141408_224125176_o
Alain: es un mono chichico que fue comprado por unas personas en el mercado local. Dijeron que lo vieron en una canasta y, por pena, lo compraron para entregarlo a un centro de rescate donde lo puedan liberar. El precio del mono fue de 30 dólares según lo dicho por estas personas. El día de su llegada el mono tenía secreciones de moco en la boca  y la nariz. Al examinar el espécimen, creímos que era un caso de tuberculosis. Al examinarlo de más cerca, el mono aterrorizado nos miraba y chillaba tratando de escapar de las manos humanas. Nos dimos cuenta que estaba ahorcado por una soga. Después de varios minutos de intentos, cortamos la soga y el monito empezó a respirar mejor. Nos costó varios meses de trabajo pero finalmente, fue liberado.

chichico-despues-medium
Adam: esta nutria perdió a su madre a los pocos días de nacido. Aun no abría los ojos cuando fue traído al Paseo de los Monos. Después de varios meses de investigación y trabajo con este pequeño bebe,  pudo conocer la vida en la selva. Sus primeros meses de vida paso creciendo entre los monos y luego aprendiendo a vivir como una nutria. Su primer hogar fue el rio Chilcayacu, donde aprendió a pescar y a nadar. Al año y  medio de edad, un equipo de científicos de Quito, especialistas en nutrias, nos ayudaron a liberarlo dentro del Parque Nacional Llanganates.

nutria-antes-medium
nutria-despues-medium1
Al analizar estas historias de vida, resumidas en pocas líneas, debemos profundizar el grave problema del tráfico de especies de fauna silvestre a nivel local, regional e internacional. Miles de animales cada año son extraídos de las selvas para dar servicios a los humanos. Servicios que  no necesitamos y que nos hacen daño.

dsc03912-medium-medium

Los animales mantienen el equilibrio de las selvas y los bosques, por ende de nuestro hogar, la Tierra. Sin ellos, no hay vida. Los animales nos dan servicios ecosistémicos al regular las plagas que nos hacen daño, alimentan los suelos, plantan, polinizan y reforestan los bosques. Además, ellos dan vida a la naturaleza con millones de bellos patrones, formas y colores que  no dejan de impresionar y nos enseñan el perfecto diseño inteligente de la vida y de la evolución.

Por qué es importante la rehabilitación de fauna silvestre?

Facilita la difusión y educación
Fortalece la situación de algunas especies
Se mantiene un reservorio genético de especies en vías de extinción
Amplía los conocimientos sobre sanidad, recuperación y biología de animales silvestres

dscn0484-medium

Cómo ayudar?

El programa de voluntariado del Paseo de los Monos integra a personas de todo el mundo que tienen
amor por la naturaleza y desean hacer algo para su bienestar.
La vida de los conservacionistas es fascinante pero el camino no es fácil. Necesitamos el apoyo de todos, para que el trabajo de unos pocos, tenga el máximo impacto a nivel global.

dscn2275-medium
img_3142